Manifiesto de un hombre harto de los demás hombres.

manifiesto“Todos son iguales”. Pues no, en realidad todos somos diferentes, lo que está cabrón es que no importa la edad, de dónde los saques, quién te los presente, siempre salen con sus mamadas. Aclaro antes de comenzar que este texto no está dirigido a nadie, pero sí a todos los que les quede el saco para que se lo pongan y paren de mamar.

Por ejemplo, hace no mucho conocí a un alguien (una vez más) ya saben, la historia de amor de Disney encarnada, miel sobre hojuelas y esas cosas. Al (muy) poco tiempo, las cosas cambian, para mi mala suerte me doy cuenta y entonces, “tenemos que hablar”. Lo demás se los dejo a la imaginación, pónganse creativos.

Entonces después de mucho pensar, sigo sin entender. Mi mamá dice que no me presione, que ya llegará. Mis amigos dicen, que no me merece, que ya llegará. Y yo lo único que pienso es, si ya llegará, por qué no llega hoy, porque mañana quien sabe si esté aún dispuesto a esperar.

Así que decidí ponerme en la actitud más serena que me encontré y redactar los siete puntos del Manfiesto de un hombre harto de los demás hombres:

  1. Si no te animas para qué te arrimas. Si tus miedos e inseguridades no te permiten tener una relación – del tipo que sea- no la tengas y no juegues con las emociones de otra persona.
  2. No perdamos el tiempo. Se vale dar una oportunidad, pero no de meses, no mames.
  3. Cuentas claras, amistades largas. A cada quién lo que le toca, si eres de cosas exprés, se vale. Si eres intenso, se vale. Si eres distraído, se vale. Si eres de un rol o de otro, se vale. Pero desde el principio.
  4. Di no al síndrome “Castillos“. Este consiste en primero construir castillos en el aire para resultar el rey que “era un monstruo de piedra, con el corazón de piedra“. No se vale pintar todo de rosa y ya con el pez en el anzuelo pasarte de ogt.
  5. La vida es fácil, no la hagamos difícil. Vive tu vida, y deja vivir, no hay nada más molesto que alguien que anda prendiendo velitas por todos lados esperando a que llegue un mejor partido, el cual normalmente no llega nunca.
  6. El interés tiene pies. Cuando algo nos interesa es fácil notarlo, lo procuramos, no hay distancias, tiempos ni problemas, solo piedritas en el camino que fácilmente se quitan. Es obvio que cuando no hay interés, no hay tiempo ni dinero ni nada.
  7. Los unicornios no existen. No olvides  son solo caballos con cuernos imaginarios. El príncipe azul, puede ser rosa, verde o morado, vivimos rodeados de gente que sueña, se enoja, ríe, llora, come, caga, ama y cambia todo el tiempo. Pero en la medida que te dejes conocer y te des chance de aprender cosas nuevas tu vida será más y más feliz.

Por otro lado, seguro habrá quienes hayan pensado esto de mi. A ellos, les ofrezco una disculpa supongo que parte del proceso de entender esto es ponerlo en práctica, de algún lado o del otro.

Ya para terminar esta reflexión con una reflexión:”Esta vida se trata de ser, lo que quieras ser, pero, sin joder al prójimo”. 

Carpe Diem…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s