De cuando vas al tianguis a pensar…

Los cambios, ajustarse a nuevas metas, pensar en lo que has evadido por años. Así cierro esta semana de mudanza, con mucho en puerta y poco que añorar.

Es tiempo de refugiarse en uno mismo para lograr sueños y metas. Aprender que el silencio no es malo, que el ruido no era distracción, todo está en la mente (excepto el calor).

Acepto el reto, el reto de volver a la raíz, abrir mi mente a nuevos horizontes, donde cambiamos el escenario pero conservamos al protagonista, donde ya no hay grandes montañas pero sí grandes sueños y en consecuencia muchas aventuras por vivir.

Quiero ahora encontrar nuevamente el ritmo en la música, después de una gran desintoxicación donde el mayor daño fue hecho por uno mismo y llegó la hora de volar más alto, correr más lejos, gritar más fuerte.

Just thinking…

Carpe Diem…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s