Los XXX+1 el año de la reconstrucción y la aventura

12805820_1706321009645836_491172953260939373_nPFFF, no hay fecha más significativa para mi que mi cumpleaños. El año pasado decreté que sería el año del “Yo Nunca” e hice muchas cosas que nunca habría hecho. Desde festejar en el centro, comer suadero y venirme a vivir a Mérida, hasta trabajar el día de mi cumpleaños, este año fue un año en el que me demostré que puedo con eso y mucho más.

Al cerrar el año, ardí hasta quedar hecho cenizas, con la peor desilusión amorosa, con un sentimiento de desorientación, con un montón de piezas del rompecabezas que parecían no encajar en ningún lado. Pero como dice el dicho, Dios aprieta pero no ahorca, y me mandó a mis amigos justo cuando más los necesitaba, para recordarme quién soy, de qué estoy hecho y que es momento de renacer como un fénix.

Entonces hoy decreto cómo será este año: será el año de construir una nueva y mejorada versión de mi mismo. Por ejemplo, el sábado estábamos en una pirámide en Izamal, (echando unas chelas con los dioses mayas) como a una hora de Mérida, en eso una de mis amigas nos pidió hacer una pausa total, cerrar los ojos y conectar con lo que teníamos alrededor. WOW, escuchamos como a mil pájaros distintos, el sonido de las gotas de lluvia cayendo en las hojas. Nos dimos cuenta de lo mucho que perdemos por no hacer pausas de vez en cuando.

Después de este paréntesis de 3 meses donde no me di chance de nada por “andar quedando bien”, voy a aventurarme a conocer Mérida, pasear, explorar, lanzarme a la aventura, para construir lo que vine a hacer, y voltear en unos años a contemplar el rompecabezas que cada vez crece más. Este año mis planes no van a ser para verlos completados en 365 días, sino para empezar a cimentar lo que le viene a la década completa.

Sacudirme el polvo de la cabeza, del corazón, entender que cuando las mariposas en el estómago comienzan a dar cólicos es momento de dejarlas ir. Comenzar mi año con el mejor compromiso que se puede hacer, el compromiso con uno mismo. La promesa de regenerar tu esencia más pura y construir castillos llenos de amplios jardines para uno mismo.

Gracias, Alan, Angie, Brenda, Mym por recordarme quién soy y pa´dónde voy. Los amo mil. Nos vemos pronto y a seguir escribiendo el nuevo libro que nos leeremos la próxima vez.

Esta vida solo es una y se tiene que vivir de inicio a fin. 

Rick, 7 de marzo de 2016

Un comentario sobre “Los XXX+1 el año de la reconstrucción y la aventura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s