Sin tapires no es posible cumplir con el Acuerdo de París

Tapir.jpgEn América no tenemos elefantes, pero sí tapires. Con sus 300 kilogramos de peso, las dantas o tapires son los mamíferos más grandes que habitan desde el centro de México hasta el norte de Colombia y Ecuador.

En México, el tapir habita en los bosques tropicales húmedos y el bosque mesófilo de montaña, principalmente en los estados de: Chiapas, Oaxaca y Quintana Roo, en las Áreas Naturales Protegidas Calakmul, Montes Azules, Sian Ka’an, La Sepultura, La Concordia, El Triunfo y Selva El Ocote. Lamentablemente, este mamífero ya desapareció de Guerrero, Veracruz, Tabasco y Yucatán.

La danta centroamericana (Tapirus bairdii) es capaz de comer diariamente hasta 30 kilogramos de follaje, cortezas y semillas. De hecho, son bastantes toscas a la hora de alimentarse y capaces de tragar semillas enteras de hasta seis centímetros.

En tiempos de cambio climático, esa particularidad de los tapires adquiere relevancia en cuanto al mantenimiento de los bosques tropicales. Por las funciones que cumplen en el ecosistema, las dantas son consideradas arquitectas paisajistas e, incluso, ingenieras.

Según Esteban Brenes, biólogo e investigador de la organización Nai Conservation, las semillas de mayor tamaño tienden a asociarse con árboles de madera más densa y, precisamente, esas especies tienen un mayor potencial de secuestro y fijación de carbono en su biomasa.

En otras palabras, los bosques requieren de poblaciones estables de herbívoros de gran tamaño como las dantas y, sin embargo, su aporte a los esfuerzos de mitigación y adaptación al cambio climático de los países pasa desapercibido en las políticas de conservación.

“Aún no dimensionamos el rol que juega la biodiversidad en la fijación de carbono y en la adaptación de los ecosistemas al cambio climático a través de los servicios ambientales que nos brinda”, manifestó Brenes y recalcó: “los países del Neotrópico no pueden cumplir con el Acuerdo de París sin ayuda de las dantas”.

Arquitectos del bosque

La dieta del tapir centroamericano contempla un menú de 200 especies de plantas.

“Por sus características digestivas, las dantas tienen la capacidad de comer plantas que otros ungulados (superorden de mamíferos donde está la cabra montesa) no pueden. Su digestión es muy rápida: mantienen la comida en su sistema digestivo menos de 40 horas, mientras que los ungulados la mantienen por hasta 80 horas. Eso hace que las toxinas de algunas plantas no se absorban, mientras que los ungulados sí pueden intoxicarse. Eso les da la ventaja de tener una dieta más variada”, explicó Brenes.

Una característica que se convierte en un aporte al bosque es que “sus heces están cargadas de nutrientes. A diferencia de los rumiantes (como las vacas), su digestión es vaga; es decir, no pasa por tantas etapas. Por eso sus heces están cargadas de fibra y nutrientes todavía muy vivos. Esos nutrientes los aporta al suelo a través de sus excrementos”.

Además, en sus recorridos, los tapires van abriendo senderos y haciendo claros en el bosque, que favorecen que las especies vegetales -acarreadas en sus heces- colonicen nuevas áreas y, de esta forma, el bosque se mantiene en equilibrio.

A esto se suma que las dantas contribuyen a la conectividad del paisaje. “Si bien buscan bosques conservados para vivir, en algunas zonas hacen forrajeo (se alimentan) en bosques secundarios o charrales donde tienen mayor alcance de plantas y a la vez están defecando ahí mismo”, detalló Brenes.

Gracias a sus funciones como dispersoras de semillas y arquitectas del paisaje, las dantas están “comprando tiempo” para que las especies de altura puedan adaptarse a las nuevas condiciones que trae consigo el cambio climático.

Situación actual

Lamentablemente, en todo el mundo apenas existen 4,500 tapires centroamericanos, según datos del Grupo de Especialistas de Tapires de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Sus poblaciones van en rápido declive y, según el mismo grupo de expertos, en los últimos 40 años se ha dado una reducción poblacional del 50%, lo cual coincide con la destrucción del 70% de su hábitat.

El gobierno de México está trabajando en el desarrollo de un Protocolo de Monitoreo Estandarizado Tri-nacional en conjunto con Guatemala y Belice.

Los especialistas que participarán en el I Congreso Latinoamericano sobre Sostenibilidad, Ecología y Evolución (SEE) abordarán la cuestión de la conservación de sistemas naturales y como la misma representa una inversión, ya que estos ecosistemas brindan a la humanidad una serie de servicios como protección.

Del 26 al 29 de septiembre del 2018 se llevará acabo el I Congreso Latinoamericano sobre Sostenibilidad, Ecología y Evolución (SEE) en Parque Viva (La Guácima, Costa Rica). Este congreso busca posicionarse como un espacio de encuentro para latinoamericanos, donde se puedan compartir lecciones aprendidas y se promuevan sinergias para impulsar la sostenibilidad de manera ecológica desde los sectores privado, académico y gubernamental.

Para más información visite: www.costaricasee.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s